Diseño de jardín con césped artificial en chalé adosado

Los espacios pequeños dan mucho más juego del que pensamos. Sabiendo ordenar el espacio y teniendo en cuenta los usos principales, podemos conseguir resultados de lo más chic.

En este caso, el reto era conseguir un jardín lo más autosuficiente posible y con muy poco mantenimiento sin descuidar la vegetación (ya hemos comentado en más de una ocasión, que un jardín de bajo mantenimiento no significa necesariamente un jardín de piedras).

El imprescindible en este jardín eran la barbacoa y el césped artificial (siembre de Albergrass). Para optimizar el uso del espacio llevamos al perímetro las plantaciones y la barbacoa, arrinconando ésta en una de las esquinas del jardín para generar humos a una distancia razonable de la propia viviendas, pero sobre todo de los vecinos.

Para evitar daños en el césped, se levantó una solera sobre la que se colocó la barbacoa de obra, alejando la zona de fuego lo suficiente como para evitar daños al césped.

Dados los colores predominantes en la fachada y tejados de la vivienda, así como en parte del cerramiento, utilizamos un mimbre artificial color antracita para mejorar las condiciones de intimidad de la vivienda. El mimbre artificial es un material que hahnos encanta por las posibilidades que ofrece en espacios con un estilo más contemporáneo.

Sin embargo, para compensar los elementos artificiales y conseguir un espacio más acogedor, se propuso una plantación sencilla con trepadoras, arbustos compactos y alguna vivaz dispersa, así como una zona de helechos para la zona más protegida.

Para la iluminación utilizamos focos led empotrados en la zona de plantación con el haz de luz apuntando a alguno de los elementos singulares del jardín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.