El antes y el después de una de nuestras terrazas.

Una de las cosas que siempre recomendamos a nuestros clientes cuando se mudan a una casa nueva que primero la vivan una temporada y después hablamos.

Nada más llegar a tu nueva casa, sobre todo si hasta el momento habías vivido en un piso, te vas a imaginar tu jardín de mil maneras, vas a querer plantar muchas cosas y hacer todo al principio. Como decíamos al principio de esta entrada, no queráis tenerlo todo hecho desde el primer momento y mucho menos si es vuestra primera casa con jardín.

En este caso, a Leyre le planteamos una estructura básica sobre la que seguir trabajando. Un reparto de los espacios que permitiera darle la mayor usabilidad a la terraza, dejar todas las instalaciones hechas y hacer una primera aproximación con una plantación sobre la que podríamos ir añadiendo cosas a futuro.

Según salimos del salón de la casa, nos encontramos con este espacio, una jardinera de obra en 2 alturas, revestida de lamas de madera tropical y en la que las instalaciones ya están hechas. La arquitectura de la vivienda es de estilo contemporáneo, con mucho hormigón visto que por momentos se nos hace un poco duro a la vista. Por fortuna, la tarima y revestimiento de madera suaviza bastante el aspecto global, pero todavía resulta un poco duro a la vista. Tenemos que hacer de esa terraza un lugar más acogedor.

Después de un entretenido cruce de ideas entre Leyre y nosotros, llegamos a un punto de consenso. Leyre quiere flores, plantas resistentes, que no tenga mucho mantenimiento y que sobre todo luzca durante la primavera y el verano.

Al realizar la plantación durante el otoño pasado, no nos pudimos resistir a los crisantemos (aunque sabíamos que habría que cambiarlos en primavera), de lo espectaculares que estaban en el vivero.

Esta es otra cosa importante, cuando me pidas un proyecto que incluya plantación, verás con todo detalle la especie y el tamaño de la planta que te vamos a poner. La realidad es que uno llega al vivero y muchas veces es allí donde surge la inspiración del último minuto y se cambian cosas. Otras veces sucede que haces el pedido al vivero y te dicen que la planta no sé qué que yo había pedido en maceta de 5 litros no la reciben hasta dentro de un mes y que sólo tienen de 1 y de 10 litros, por lo que la idea inicial se modifica y nos tenemos que ajustar a la nueva situación. Todos estos cambios se comunican a la propiedad hasta que, como nos pasa con Leyre, ella confía plenamente en nosotros y nos deja inspirarnos en el vivero (siempre con un precio final acordado que no se modifica).

En las tres imágenes inferiores, podemos ver el resultado nada más terminar la plantación de la jardinera de arriba. La idea era tener dos elementos principales (picea conica y glauca globosa) rodeados de vivaces y aromáticas mediterráneas. Con el tiempo, se guiarán los romeros rastreros para que vayan ocupando la pared de la jardinera. Es una planta que nos encanta utilizar en jardineras y altos de muretes por la belleza de sus tallos floridos colgando sobre la jardinera.

Una plantación muy compacta en la que casi no dejamos hueco para las hierbas espontáneas (que salieron y muchas) y en las que habrá que controlar el crecimiento de las salvias después de la floración primaveral para que dejen espacio a las lavandas. En primera línea agapantos compitiendo por su espacio. La idea de esta plantación es que estuviera cerca del climax al inicio de su primer verano (seis meses tras la plantación)

Todavía en la jardinera de obra, pero en la parte de abajo, cambiamos ligeramente el planteamiento, al no tener de elementos principales dos píceas, sino que en este caso serían una forsythia, en el centro de la plantación y un chamaecyparis y una lagerstroemia en los extremos. Para muchos las forsythias están pasadas de moda, pero a mí me siguen pareciendo una pasada, sobre todo al inicio de la primavera, cuando el jardín sigue latente y ellas explotan a florecer con un amarillo intenso que da paso a un follaje verde claro, muy luminoso.

Acompañando a estos elementos principales, salvias, tulbaghias, los crisantemos, gauras...

Según termina la jardinera, nos encontramos con un murete de hormigón y una lámina de vidrio satinada para aportar cierta intimidad, pero no tiene la altura suficiente para acabar con las miradas indiscretas de los vecinos, por lo que le sugerimos a Leyre la creación de una pantalla con bambú. Aprovechamos también parte de sus plantas (acer palmatum, olivo...) y de sus jardineras para ampliar la plantación.

Y hasta aquí nuestro jardín de hoy, os mantendremos informados de cómo evoluciona, ya que en unas semanas esperamos empezar con otra de las terrazas que tiene la casa, así que aprovecharemos para hacer una puesta a punto de la jardinera y subir más fotos.

Algunas cosas que deberíamos tener en cuenta a la hora de pensar en un jardín

A la hora de pensar en un espacio exterior, es importante tener en cuenta aspectos que van mucho más allá de la estética y hacernos las siguientes preguntas:

¿Qué uso le quiero dar al espacio?

Probablemente, esta sea la pregunta más importante. Si pensamos en espacios multifuncionales donde además de un espacio para “estar”, queremos darle alguna utilidad más, como una zona de juegos, un cenador, un espacio para la lectura… Es imprescindible que se lleve a cabo una buena planificación. En Mus Paisajismo, consideramos que debe primar la funcionalidad, ya que un espacio que no tiene uso, se degrada. La idea es integrar ese espacio exterior en la vivienda, como si fuese una prolongación de ésta.

 

¿Me gustan las plantas?

El 99% de nuestros clientes nos dicen que sí en una primera aproximación, pero según vamos centrando el proyecto paisajístico, la realidad es que no tanto. A todos nos gusta ver plantas y flores, pero ¿estamos dispuestos a entender lo que significa mantenerlas? Es por este motivo por el cual tenemos que adecuar el proyecto a las espectativas de mantenimiento del cliente. Es mucho mejor un jardín sencillo y con la vegetación y materiales ajustados a nuestras habilidades como jardineros/manitas, que un jardín algo más complejo si no se tienen en cuenta las necesidades de mantenimiento. Este es uno de los motivos por los cuales apostamos por el césped artificial, sobre todo en superficies reducidas en las que un césped natural sólo nos va a dar problemas.

¿Estoy dispuesto a dedicar unas horas al mantenimiento y limpieza del espacio?

Como cualquier otra habitación de nuestra casa, el jardín requiere de una serie de cuidados para asegurar la vida útil del mismo y conseguir una evolución adecuada. A diferencia de una cocina o un baño, en un jardín nos encontramos con elementos vivos que evolucionan con el tiempo y en los que cualquier intervención mal realizada puede tener consecuencias nefastas. Por eso, en MUS siempre te vamos a preguntar si vas a contratar un servicio de mantenimiento o cuántas horas pensabas dedicarle a tu jardín cada semana. Si bien es cierto que para un jardín pequeño y sin pradera, con una hora o un par de horas suele ser más que suficiente, para jardines con céspedes y plantaciones de cierto tamaño, el mantenimiento del jardín te puede restar muchas horas de descanso o llevar consigo un coste de mantenimiento y agua asociados con los que no contabas.

¿Quién va a usar el jardín?

Otra de las preguntas del millón. Muchas veces pensamos que los niños o las mascotas (sí, los meto en el mismo grupo) van a ser respetuosos con nuestras plantas y demás elementos del jardín. Por experiencia os decimos que todo lo contrario, los parterres de flores o vivaces suelen resultar idóneos para que nuestras mascotas hagan sus hoyos, afilen sus uñas o descubran hábitos culinarios desconocidos. Lo mismo sucede con los niños y con los bebés, para ellos el jardín no es más que un espacio de juegos donde “destrozar” es parte de la diversión.

Por todo esto, es importante que al igual que en el interior de tu casa dejas determinadas cosas fuera del alcance de niños y mascotas, también lo hagas en tu jardín. Ideas sencillas, como jardineras elevadas, parterres delimitados con acero o muretes revestidos de madera, que impidan el acceso o lo dificulten, pueden ser suficientes. Sin embargo, si ya sabemos que tenemos niños y mascotas, igual deberíamos pensar en una zona todo terreno para que puedan hacer el “animal” con las menores restricciones posibles y, a ser posible, separado de nuestra zona de relax o nuestro comedor al aire libre y, por supuesto, de nuestra barbacoa.

¿Cuánto estoy dispuesto a esperar hasta que el jardín llegue a su máximo esplendor?

Esta es otra de las preguntas que nunca olvidamos hacer a nuestros clientes. Es importante tener en cuenta la escala temporal de todos los elementos de un jardín. En el caso de las plantas, aunque el tamaño final del la planta se decide entre el propietario y el paisajista, ya que siempre podemos modificarlo mediante trabajos de poda, podemos distinguir 4 grandes grupos que serían:

Planta que alcanza el tamaño esperado en un plazo inferior a los dos años:

Estaríamos hablando principalmente de flor de temporada y planta vivaz. Se trata de especies de crecimiento relativamente rápido y cuyo marco de plantación debe ser adecuado al espacio donde se plantan, ya que en un corto plazo de tiempo se van a desarrollar cubriendo ese espacio. En la mayoría de los casos será conveniente el uso de planta pequeña, respetando distancias de plantación que permitan un desarrollo adecuado de la planta en ese periodo de tiempo. Esto nos va a permitir reducir el coste en esa partida. Ahora bien, esa parte de la plantación tardará un poco en cubrir la zona y lo tendremos que tener en cuenta.

 

Planta que alcanza el tamaño esperado en un plazo de 2 a 10 años:

Estamos hablando de la mayoría de los arbustos y trepadoras. Para los primeros, ya sea como elementos aislados o formando macizos y setos, puede ser interesante que hagamos una pequeña inversión. Si bien no será necesario que compremos ejemplares totalmente formados, el uso de arbustos de tamaño medio va a acelerar bastante la llegada de este momento de máximo esplendor. Por otro lado, en el caso de arbustos, puede ser interesante desde el punto de vista estético el mezclar distintos tamaños para dotar de más naturalidad a la plantación.

En el caso de trepadoras, dependiendo de la superficie que tengan que cubrir y de la intimidad que busquemos, es importante que al menos lleguen a la altura máxima que queremos cubrir (estamos pensando principalmente en cercados). Una vez alcanzada esta altura, serán las podas que realicemos las que estimulen el desarrollo de tallos que vayan cubriendo dicha superficie.

 

Plantas que alcanzan el tamaño esperado entre 10 y … años.

En general todos los árboles y algunos arbustos de gran porte. En el caso de los jardines públicos, no hay duda de hacia donde debe ir el gasto y ya os decimos nosotros que la planta que se va a colocar va a ser pequeña. Esto tiene una ventaja en lo que a árboles se refiere y es que cuanto más pequeño sea el árbol, mejor será su adaptación al nuevo medio. Por otro lado, la escala temporal de un jardín público, nada tiene que ver con el de un jardín privado. Como ejemplo, el Parque del Oeste de Madrid que con sus cerca de 120 años, está en pleno apogeo en lo que a árboles se refiere. Sin embargo, quienes pensaron ese parque lo hicieron pensando también en nosotros, sus tataranietos.

En un jardín particular, mi consejo es guardar una parte importante del presupuesto en planta para gastarla en los árboles más grandes que podamos. Una vez que alcanzan cierto tamaño en vivero, el desarrollo posterior es considerablemente más rápido y podremos ganarle entre 10-15 años a la naturaleza y reducir la espera al menor tiempo posible. Aún así, nos encontraremos especies de crecimiento especialmente con las que no tendremos más remedio que explicarle a nuestros nietos la labor que tienen que continuar por vosotros.

 

 

¿POR QUÉ AIREAR MI CÉSPED?

El aireado del césped es reconocido como el mejor método para mejorar el intercambio de aire y gases y la asimilación de agua y nutrientes. Debido a la compactación del suelo los céspedes raramente prosperan sin aplicar algún medio de aireación mecánica.
Además de la compactación, la acumulación de fieltro (mas de 12 mm de espesor) puede ser especialmente dañina para el césped. Actúa como una barrera, evitando que el agua y los nutrientes lleguen al suelo.

AIREADO MECÁNICO. 6 BENEFICIOS PARA EL CÉSPED:

  1. Reduce la compactación del suelo.
  2. Perfora y controla el desarrollo del fieltro.
  3. Aumenta la eficacia del riego y el abonado.
  4. Mejora el desarrollo radicular.
  5. Mejora la estructura del suelo.
  6. Disminuye la escorrentía del agua, mejorando la absorción de la misma por parte del suelo.

Antiguamente se aireaba manualmente con una horquilla. Hoy en día tenemos la ventaja de las aireadoras mecánicas que extraen pequeños canutos de tierra y raíces del suelo.

Los huecos dejados en el césped permiten que la humedad y los nutrientes alcancen con facilidad las raíces. A medida que el suelo se expande para rellenar los huecos, la tierra a su alrededor se descompacta.
Los canutos de aireado se acaban deshaciendo y forman un valioso recebo que enriquece la superficie del suelo y ayuda a descomponer el fieltro. Si son muy arcillosos o desea eliminarlos se pueden barrer a mano o mecánicamente.

 

¿CUÁNDO DEBO AIREAR?

Para la mayoría de los céspedes el mejor momento es poco antes o al comienzo de la estación vegetativa. Otoño también es buen momento y se puede airear beneficiosamente durante todo el periodo de crecimiento del césped.

¿CUÁNTAS PERFORACIONES SON PRECISAS?

Para asegurar un descompactado suficiente se recomiendan al menos 100 huecos/m² y hasta 180 huecos/m² en algunos tipos de arcilla u otro suelo muy compactado. Esto requiere pasar por el mismo sitio dos o mas veces. Las perforaciones han de tener de 5 a 7 cm de profundidad para obtener el máximo beneficio.

¿QUÉ HAY DEL ABONADO?

Una aplicación de fertilizante, junto con un riego profundo justo después de airear estimulará el crecimiento de las raíces. Riegos fuertes cada pocos días durante unas semanas forzarán a las raíces a profundizar para soportar mejor la sequía posteriormente.

¿PUEDO RESEMBRAR A LA VEZ?

Si. Una combinación de aireado con resiembra es una idea excelente. El aireado descompacta el suelo, dando a las nuevas plantas mas espacio para desarrollarse.

¿QUÉ HAY DE LAS MALAS HIERBAS?

Los estudios demuestran que el aireado no interfiere en el control de malas hierbas en césped por medio de herbicidas de preemergencia. Puede airearse antes, durante o después del tratamiento.

¿QUÉ RESULTADOS ESPERAR?

Hay que tener en cuenta que el aireado es un proceso a medio plazo y requiere continuidad. Los beneficios de mayor retención de agua y nutrientes, mejor enraizamiento y descomposición del fieltro se mostrarán en forma de un césped mas verde y que resiste mejor el uso precisando menos agua para mantenerse.

 

 

Alfombra vegetal para casadecor 2018

Hace ya una semana (ya sabemos que lo nuestro no es el marketing, porque lo suyo hubiera sido subirlo a toda prisa) estuvimos en Casadecor 2018 ayudando a nuestras amigas de Mijardinvertical con una alfombra vegetal. Nosotros pusimos el césped, siempre de Albergrass y ellas la decoración. 

Si queréis verlo, todavía estáis a tiempo. Subid a la última planta, el espacio es inconfundible.

 

 

Quiero entrar a mis oficinas y acordarme de mi pueblo.

Con estas palabras nos describió el señor Don Carlos lo que quería.

Don Carlos tiene una empresa que se dedica a la venta de productos para alpinismo, esquí y demás deportes de montaña, viene de un pueblecito en los Pirineos, que está rodeado de un precioso bosque mixto de hayas y robles.

Llevar un trocito de este bosque a Madrid parecía imposible, que si hace mucho calor, que no va a tener luz suficiente, que ya verás el agua… Un sinfín de inconvenientes y dificultades a los que fuimos encontrando soluciones técnicas que hicieron posible lo que a priori parecía imposible: iluminación artificial, ahumado de cristales para evitar insolación en verano, sistema de riego con sensor de humedad, drenajes registrables…

No os contamos más, mejor que lo veáis por vosotros mismos.

 

Propuesta para ático en Madrid

Diciembre, Enero y Febrero son meses para hacer proyectos. Eso sería lo ideal, poder planificar con tiempo cualquier remodelación para que después no nos entren las prisas.

Al norte de Madrid, en una calle de cuyo nombre no puedo acordarme, hay un ático que necesita una reforma integral y nos piden a nosotros que demos una propuesta para la jardinería.

La imagen inferior, muestra la parte de la terraza orientada a Norte, una plantación de vivaces y bulbos de flor en una jardinera de obra y a continuación una pantalla con un falso jazmín (trachelospermum jasminoides) para ocultar los sistemas de ventilación. Esta zona se corresponderá en el futuro con el solarium.

En la imagen inferior tenemos la sección orientada a poniente. Es la que más insolación va a recibir, por lo que nos encargamos, de que la zona de descanso (a la derecha de la imagen), esté bien tupida en verano, pero que no nos quite el Sol del invierno, que tanta falta nos hace. Por eso planteamos la plantación de arbusto de hoja caduca, en este caso Prunus cerasifera var. pissardii (los arbustos de la parte de atrás con hoja granate) y Forsythia x intermedia, un arbusto de floración primaveral.

En el lado izquierdo, al ser parte del solarium, trabajamos con planta de porte más pequeño, siempre con mucho color.

La imagen inferior se corresponde con la sección que tiene orientación Sur. Se trata sin duda, de la zona con mayor exposición solar de toda la terraza.

En la ciudad de Madrid, el mayor problema de las terrazas es el calor sofocante, por lo que es imprescindible dotar a esta zona de la mayor sombra posible y además con una densidad de planta superior al resto de orientaciones para mejorar la regulación térmica. Por eso utilizamos vivaces, pantallas verdes y árboles.

10 tendencias en jardinería para 2017

Considerada como la pieza artística más lenta en ejecutar, la jardinería parece estar hecha a prueba de modas. Nadie duda de la imposibilidad de acelerar el crecimiento de cualquier planta, más allá de sus límites naturales. Sin embargo, a lo largo de la historia, la jardinería a pasado por múltiples escenarios y dado lugar a numerosos estilos, cada uno con una marcada intención. Como los jardines de estilo inglés desarrollados entre los siglos XVIII y XIX que aparecen como reacción a la formalidad y artificialidad de los jardines de estilo francés. Los arquitectos ingleses buscaban la introducción del concepto de lo natural antes de haber sido deformado por la fuerza humana. Sin embargo, también existían razones políticas de rechazo a las formas francesas, que representaban un sistema absolutista. 

Es decir, las modas representan, no solo la voluntad de los fabricantes, sino también la voluntad de la sociedad, sus preocupaciones y sus inquietudes. En este sentido, la preocupación por el medio ambiente y el cambio climático, la creciente tendencia por lo clásico, lo vintage, la alimentación y la calidad de vida son los principales caracteres sociales que marcarán tendencia el próximo año.
Aquí os dejamos las 10 tendencias que entrarán con fuerza el año que viene:

 

1. Materiales naturales:

Después de años de hegemonía de materiales inertes, formas geométricas, mobiliario y decoración minimalista, se aprecia un renovado interés por materiales naturales y un estilo menos geométrico.
En lugar de espacios limpios y diáfanos, con estilo contemporáneo y casi futurista, se aprecia una creciente demandanda por jardines con un marcado estilo vintage en el que predominan los objetos de artesanía con un aspecto cada vez más casero (DIY).

 

Agradecimientos a Dani Karavan

Traviesas de tren ecológicas, pérgolas de formas libres, mobiliario de exterior de pequeño tamaño y antiguas mecedoras.
Materiales como la madera y la piedra reemplazan al hormigón. Gravas naturales a gravas artificiales. La tendencia se sitúa en un lugar mucho más cercano a lo orgánico.

2. Color Blocking:

Se trata de conseguir que un elemento vegetal destaque sobre el resto de elementos. Un destello de color en un muro, una alineación de macetas colgadas sobre sobre la trasera de un sofá.

3. Local, local, local:

El término "producto de proximidad" ha llegado también a la jardinería y el paisajismo. Ya no se trata únicamente de utilizar plantas nativas, ahora vamos más allá en la búsqueda de plantas endémicas, que son las nativas en nuestro entorno más próximo.
Incluso los materiales de construcción se buscan de forma local, tiene que existir coherencia entre el diseño paisajístico y el entorno "si estoy rodeado por un macizo granítico, no tiene mucho sentido utilizar una roca que no sea ésta".
Por otro lado, tener en cuenta estos aspectos locales a la hora de realizar el proyecto son fundamentales. Conocer el clima y el suelo del lugar donde queremos plantar un jardín y las particularidades locales de los mismos. El uso de especies vegetales endémicas y materiales procedentes de zonas cercanas a nuestro jardín garantizan adaptabilidad y vida útil.
Uno de los retos de cualquier paisajista siempre ha sido el encontrar el equilibrio entre los elementos naturales, los usos que le queremos dar al espacio y los gustos personales. A día de hoy, la respues a ese reto es el diseño enfocado localmente.

4. Reinvención de la pradera:

Uno de los símbolos del desarrollismo inmobiliario, las grandes praderas cuidadosamente manicuradas, siguen estando en el punto de mira debido a la sequía, la falta de biodiversidad que generan, la alta demanda en pesticidas y fertilizantes, y el impacto que estos tienen.
Sin embargo, están apareciendo alternativas más naturales a los clásicos céspedes. Mezclas de semillas cespitosas que no necesitan ser cortadas, más altas, con flores silvestres, que recuerdan a los prados de montaña.

 

En el extremo opuesto están los céspedes artificiales, que continúan progresando gracias a las mejoras relativas a su aspecto más natural y a que prácticamente no necesitan mantenimiento. Especialmente en pequeños espacios, donde cortar el césped es realmente un problema. También para zonas de juegos de niños y mascotas.

5. Mezclamos lo nuevo y lo viejo:

Escoger un estilo, ya sea moderno o tradicional, está pasado de moda. Mezclar lo viejo y lo nuevo ya es tendencia en decoración interior y arquitectura y está a punto de llegar a los jardines.
No se trata de moderno o tradicional, sino de combinar los dos con coherencia, ya sea incorporando elementos tradicionales en un jardín moderno o viceversa.
De nuevo, elementos tradicionales hechos a mano y bricolaje casero se combinan con un entorno moderno y minimalista. Sin embargo hay que tener cuidado de no sobrecargar los espacios con objetos sin relación entre sí o con el entorno y utilizar elementos con un alto contraste entre sí.

Agradecimientos a Dani Karavan

6. El entretenimiento como uno de los usos predominantes del jardín:

Espacios para juegos, pistas de petanca, espacios para mascotas, cenadores, barbacoas, hamacas... Espacios destinados al relax y el uso lúdico, espacios sociales.
Las familias con niños pequeños demandan espacios de juego activo en lugar de los típicos toboganes y balancines. Espacios donde los niños pueden crear y construir, en lugar de simplemente subir a una estructura o hacer un agujero en la arena. Areneros de forma libre, entremezclada con plantas, rocas y otros elementos paisajísticos. Formas orgánicas que se integran mejor con el resto del jardín que un columpio tradicional.

7. Arbustos enanos:

La proliferación de chalets adosados y viviendas con terrazas de tamaño medio-grande han generado una demanda por las variedades vegetales enanas, más acordes al nuevo tamaño de los jardines. Asimismo, existe una clara tendencia hacia los jardines con poco mantenimiento.
¿Para qué plantar un arbusto que crecerá hasta los 2 metros y pasarnos los próximos 20 años recortándolo? Se trata de utilizar plantas con una escala apropiada al jardín en el que queremos incorporarlas.

Plantas aromáticas típicas de zonas mediterráneas como el tomillo, romero, salvia, plantas como el brezo, con una amplia gama de colores, etc.

8. Plantas de interior:

La fascinación que hubiera en los años 70 por las plantas de interior ha vuelto. Traer la naturaleza al interior de nuestras casas es, definitivamente, tendencia. Ya se trate de una costilla de Adán (Monstera deliciosa), una kokedama colgante, una Tillandsia Xerográphica o un terrario, encontramos nuevas e innovativas formas para dotar de vida nuestras casas y espacios de trabajo.
Tillandsias llevan años imponiéndose las reinas en las composiciones de interior, lo que ha llevado a que cada vez haya más especies disponibles. Las al igual que la mayoría de las bromeliáceas, las tillandsias se relacionan bien con otras plantas suculentas.

9. La huerta en casa:

Una tendencia que se mantiene y que lleva los últimos años pegando fuerte. Desde los huertos urbanos en terrazas, balcones y áticos, hasta la creación de huertas en los solares de las grandes ciudades, pasando por permitir un espacio para el autocultivo de alimentos en un jardín privado.
Cada vez más integradas en los diseños, las plantas comestibles van recuperando el espacio que les corresponde en una sociedad cada vez más preocupada por lo que come, la necesidad que hay en las ciudades de aproximarse a lo rural. Parece mentira lo bien que nos hacen sentir esas macetas con tomate cherry en nuestras ventanas. Lo mismo sucede en jardines de cualquier tamaño, que buscan un espacio para desarrollar una actividad al aire libre y, en cierta medida, conectar con la naturaleza.

Agradecimientos a homelook.us por la imagen, una web llena de ideas, por cierto.

10. Tecnología y sostenibilidad:

Es increíble lo que se puede hacer hoy en día con un teléfono. Los avances tecnológicos en los sistemas de riego hacen que sea cada vez más fácil controlar cuánta agua se entrega a las plantas. Los controladores inteligentes que usan datos meteorológicos para determinar automáticamente las candtidades correctas de riego se van imponiendo al igual que otros elementos de domótica en el hogar.
Además de proporcionar una dosis de riego ajustada a las necesidades de las plantas, son capaces de anticiparse a fenómenos meteorológicos, proporcionar avisos en caso de fallos del sistema, detectar fugas, etc.
Pero no sólo estamos hablando de control de riego, existen sistemas actualmente que nos avisan de cuando hace falta un fertilizante determinado o incluso de la posibilidad de desarrollo de una plaga o enfermedad determinada.
Dentro de menos tiempo del que pensamos, sistemas que parecían de película de ciencia ficción, como el farmbot se impondrán en nuestros jardines. Los robots cortacésped cada vez son más eficientes y su precio se ajusta bastante más al bolsillo que hace unos años (si pasamos a mano de obra de jardinero la cantidad de trabajo que nos quita un robot, su compra se amortiza en un máximo de 3 años).

Cómo preparar el jardín para el otoño

Después de “el veroño” que nos ha acompañado hasta hace nada, parece que por fin nos hemos instalado en el otoño de verdad, el de lluvias, hojarasca y el de, para qué negarlo, el sosiego. Además de la ansiada y necesitada lluvia, llega el cambio de estación con días más cortos y cambio de armario, al igual que nosotros, es importante que acondicionemos el jardín para esta nueva estación.

 

Los cuidados van desde la limpieza, poda y retirada de hojas secas al abonado y escarificación del césped. Empezando por este, si tienes césped es el momento para resembrar las calvas y nutrir el terreno, particularmente importante en un clima como el madrileño, ten en cuenta que las temperaturas empezarán a bajar en breve, es mejor tener los “deberes” hechos para entonces. Respecto al abonado es el momento oportuno para poner un abono potásico este mes, así tendrás en césped listo para la bajada de temperaturas.

Echa un vistazo a las plantas por si apareciesen hongos, clásicos de esta época y de muy fácil propagación, si tienes dudas, llámanos y acudiremos al rescate! Es un buen momento también para adelantarte al frío y proteger las plantas de las heladas colocándolas en zonas resguardadas. Por último, nos encontramos en la etapa ideal para plantar bulbos de invierno de cara a la próxima temporada.

 

No te olvides de que tanto si necesitas mantenimiento o estás pensando hacer cambios en tu jardín, ¡podemos ayudarte! Llámanos sin ningún compromiso. 666 333 659

 

 

Agradecimientos a Elicer Gallegos y Manuel por las imágenes.

Trabajos en altura para la Fundación BBVA

Hay determinados trabajos en jardinería que no son para aficionados. Éste es uno de ellos.

Podar una enredadera de 20 metros de altura en una mañana requiere de mucha pericia y saber hacer y, sobre todo, poco miedo a las alturas. Es el caso de Carlos, nuestro Juan sin miedo particular, capaz de subirse a una pequeña cesta que se eleva más de 20 metros, sin que le aumente el pulso lo más mínimo.

En MUSpaisajismo, somos especialmente cuidadosos con las medidas de seguridad y, aunque Carlos no tenga miedo, siempre va atado, lleva su arnés correspondiente y todos los EPIs necesarios.

Así que ya sabes, si necesitas que alguien se suba por ti, llámanos.

poda-hiedra-bbva