Diseño de jardín con césped artificial en chalé adosado

Los espacios pequeños dan mucho más juego del que pensamos. Sabiendo ordenar el espacio y teniendo en cuenta los usos principales, podemos conseguir resultados de lo más chic.

En este caso, el reto era conseguir un jardín lo más autosuficiente posible y con muy poco mantenimiento sin descuidar la vegetación (ya hemos comentado en más de una ocasión, que un jardín de bajo mantenimiento no significa necesariamente un jardín de piedras).

El imprescindible en este jardín eran la barbacoa y el césped artificial (siembre de Albergrass). Para optimizar el uso del espacio llevamos al perímetro las plantaciones y la barbacoa, arrinconando ésta en una de las esquinas del jardín para generar humos a una distancia razonable de la propia viviendas, pero sobre todo de los vecinos.

Para evitar daños en el césped, se levantó una solera sobre la que se colocó la barbacoa de obra, alejando la zona de fuego lo suficiente como para evitar daños al césped.

Dados los colores predominantes en la fachada y tejados de la vivienda, así como en parte del cerramiento, utilizamos un mimbre artificial color antracita para mejorar las condiciones de intimidad de la vivienda. El mimbre artificial es un material que hahnos encanta por las posibilidades que ofrece en espacios con un estilo más contemporáneo.

Sin embargo, para compensar los elementos artificiales y conseguir un espacio más acogedor, se propuso una plantación sencilla con trepadoras, arbustos compactos y alguna vivaz dispersa, así como una zona de helechos para la zona más protegida.

Para la iluminación utilizamos focos led empotrados en la zona de plantación con el haz de luz apuntando a alguno de los elementos singulares del jardín.

Proyecto para vivienda unifamiliar en Madrid

Una vivienda de estilo provenzal en la que nos piden un jardín que acompañe a las formas y materiales de la casa. Viajamos al sureste de Francia para traernos la esencia de un jardín mediterráneo. Lavandas, gauras y agapantos dominan la paleta de colores con tonos azulados, lilas y blancos. Colores fríos para compensar los veranos calurosos de nuestra región y tonos anaranjados, amarillos y rojos para las épocas más frías del año que aportan los cornus, liquidámbares, berberis, etc.

El imprescindible del cliente en esta obra ha sido el olivo centenario, que ocupa un espacio principal en uno de los patios de la vivienda.

Todo esto combinado con una pradera natural en la zona principal del jardín, que se complementa con un solado con piedra caliza y una cobertura para el cerramiento con falso jazmín.

 

El antes y el después de una de nuestras terrazas.

Una de las cosas que siempre recomendamos a nuestros clientes cuando se mudan a una casa nueva que primero la vivan una temporada y después hablamos.

Nada más llegar a tu nueva casa, sobre todo si hasta el momento habías vivido en un piso, te vas a imaginar tu jardín de mil maneras, vas a querer plantar muchas cosas y hacer todo al principio. Como decíamos al principio de esta entrada, no queráis tenerlo todo hecho desde el primer momento y mucho menos si es vuestra primera casa con jardín.

En este caso, a Leyre le planteamos una estructura básica sobre la que seguir trabajando. Un reparto de los espacios que permitiera darle la mayor usabilidad a la terraza, dejar todas las instalaciones hechas y hacer una primera aproximación con una plantación sobre la que podríamos ir añadiendo cosas a futuro.

Según salimos del salón de la casa, nos encontramos con este espacio, una jardinera de obra en 2 alturas, revestida de lamas de madera tropical y en la que las instalaciones ya están hechas. La arquitectura de la vivienda es de estilo contemporáneo, con mucho hormigón visto que por momentos se nos hace un poco duro a la vista. Por fortuna, la tarima y revestimiento de madera suaviza bastante el aspecto global, pero todavía resulta un poco duro a la vista. Tenemos que hacer de esa terraza un lugar más acogedor.

Después de un entretenido cruce de ideas entre Leyre y nosotros, llegamos a un punto de consenso. Leyre quiere flores, plantas resistentes, que no tenga mucho mantenimiento y que sobre todo luzca durante la primavera y el verano.

Al realizar la plantación durante el otoño pasado, no nos pudimos resistir a los crisantemos (aunque sabíamos que habría que cambiarlos en primavera), de lo espectaculares que estaban en el vivero.

Esta es otra cosa importante, cuando me pidas un proyecto que incluya plantación, verás con todo detalle la especie y el tamaño de la planta que te vamos a poner. La realidad es que uno llega al vivero y muchas veces es allí donde surge la inspiración del último minuto y se cambian cosas. Otras veces sucede que haces el pedido al vivero y te dicen que la planta no sé qué que yo había pedido en maceta de 5 litros no la reciben hasta dentro de un mes y que sólo tienen de 1 y de 10 litros, por lo que la idea inicial se modifica y nos tenemos que ajustar a la nueva situación. Todos estos cambios se comunican a la propiedad hasta que, como nos pasa con Leyre, ella confía plenamente en nosotros y nos deja inspirarnos en el vivero (siempre con un precio final acordado que no se modifica).

En las tres imágenes inferiores, podemos ver el resultado nada más terminar la plantación de la jardinera de arriba. La idea era tener dos elementos principales (picea conica y glauca globosa) rodeados de vivaces y aromáticas mediterráneas. Con el tiempo, se guiarán los romeros rastreros para que vayan ocupando la pared de la jardinera. Es una planta que nos encanta utilizar en jardineras y altos de muretes por la belleza de sus tallos floridos colgando sobre la jardinera.

Una plantación muy compacta en la que casi no dejamos hueco para las hierbas espontáneas (que salieron y muchas) y en las que habrá que controlar el crecimiento de las salvias después de la floración primaveral para que dejen espacio a las lavandas. En primera línea agapantos compitiendo por su espacio. La idea de esta plantación es que estuviera cerca del climax al inicio de su primer verano (seis meses tras la plantación)

Todavía en la jardinera de obra, pero en la parte de abajo, cambiamos ligeramente el planteamiento, al no tener de elementos principales dos píceas, sino que en este caso serían una forsythia, en el centro de la plantación y un chamaecyparis y una lagerstroemia en los extremos. Para muchos las forsythias están pasadas de moda, pero a mí me siguen pareciendo una pasada, sobre todo al inicio de la primavera, cuando el jardín sigue latente y ellas explotan a florecer con un amarillo intenso que da paso a un follaje verde claro, muy luminoso.

Acompañando a estos elementos principales, salvias, tulbaghias, los crisantemos, gauras...

Según termina la jardinera, nos encontramos con un murete de hormigón y una lámina de vidrio satinada para aportar cierta intimidad, pero no tiene la altura suficiente para acabar con las miradas indiscretas de los vecinos, por lo que le sugerimos a Leyre la creación de una pantalla con bambú. Aprovechamos también parte de sus plantas (acer palmatum, olivo...) y de sus jardineras para ampliar la plantación.

Y hasta aquí nuestro jardín de hoy, os mantendremos informados de cómo evoluciona, ya que en unas semanas esperamos empezar con otra de las terrazas que tiene la casa, así que aprovecharemos para hacer una puesta a punto de la jardinera y subir más fotos.

Alfombra vegetal para casadecor 2018

Hace ya una semana (ya sabemos que lo nuestro no es el marketing, porque lo suyo hubiera sido subirlo a toda prisa) estuvimos en Casadecor 2018 ayudando a nuestras amigas de Mijardinvertical con una alfombra vegetal. Nosotros pusimos el césped, siempre de Albergrass y ellas la decoración. 

Si queréis verlo, todavía estáis a tiempo. Subid a la última planta, el espacio es inconfundible.

 

 

Propuesta para ático en Madrid

Diciembre, Enero y Febrero son meses para hacer proyectos. Eso sería lo ideal, poder planificar con tiempo cualquier remodelación para que después no nos entren las prisas.

Al norte de Madrid, en una calle de cuyo nombre no puedo acordarme, hay un ático que necesita una reforma integral y nos piden a nosotros que demos una propuesta para la jardinería.

La imagen inferior, muestra la parte de la terraza orientada a Norte, una plantación de vivaces y bulbos de flor en una jardinera de obra y a continuación una pantalla con un falso jazmín (trachelospermum jasminoides) para ocultar los sistemas de ventilación. Esta zona se corresponderá en el futuro con el solarium.

En la imagen inferior tenemos la sección orientada a poniente. Es la que más insolación va a recibir, por lo que nos encargamos, de que la zona de descanso (a la derecha de la imagen), esté bien tupida en verano, pero que no nos quite el Sol del invierno, que tanta falta nos hace. Por eso planteamos la plantación de arbusto de hoja caduca, en este caso Prunus cerasifera var. pissardii (los arbustos de la parte de atrás con hoja granate) y Forsythia x intermedia, un arbusto de floración primaveral.

En el lado izquierdo, al ser parte del solarium, trabajamos con planta de porte más pequeño, siempre con mucho color.

La imagen inferior se corresponde con la sección que tiene orientación Sur. Se trata sin duda, de la zona con mayor exposición solar de toda la terraza.

En la ciudad de Madrid, el mayor problema de las terrazas es el calor sofocante, por lo que es imprescindible dotar a esta zona de la mayor sombra posible y además con una densidad de planta superior al resto de orientaciones para mejorar la regulación térmica. Por eso utilizamos vivaces, pantallas verdes y árboles.

Césped artificial en parque infantil

La comunidad de propietarios quería ver qué aspecto tendría su parque infantil, actualmente responsable de un montón de heridas en las rodillas y codos de los niños, con un césped.

Éste debía ser resistente, necesitar poca agua y ser económico de mantener en general. Nosotros les propusimos el césped artificial como alternativa.

En todos estos años en el sector de la jardinería y el paisajismo hemos aprendido una de muchas lecciones, los niños y el césped natural se llevan muy mal.

De todos los modelos posibles, recomendamos uno con características de alta durabilidad, resistencia al pisoteo, fácil limpieza y confort en la pisada. Para evitar la formación de charcos, instalamos una base permeable y nivelamos el terreno.

Propuestas varias para ático en Madrid

La terraza está orientada a noroeste, cuenta con dos jardineras de obra y una pérgola con muchas posibilidades. Hay que mejorar las zonas de sombra y la ocultación de las zonas de descanso, ya que el sol que recibe hace que en la terraza se alcancen temperaturas muy elevadas.  Las columnas juegan un papel muy importante delimitando espacios y permitiendo la composición con plantas trepadoras desde jardineras en el suelo.

Lo primero es pensar en un suelo más apropiado, por eso hemos pensado en madera de teca (siempre con certificado FSC) y la posibilidad de combinarlo con césped artificial. Para dotar de cierta intimidad a la terraza, aprovechamos la jardinera de obra para realizar una plantación: una primera línea con una especie de porte péndulo, que cubra el muro con formas curvas. Una segunda línea con una planta arbustiva de flor, nosotros hemos escogido Abelia x grandiflora. En los laterales (exigencias del cliente) dos olivos.

Para mantener las distancias con el vecino anexo, se plantean dos opciones de muro vegetal. La primera, compuesta por una jardinera de acero corten barnizado y un bosquete de bambú. La segunda, un jardín vertical en la zona de descanso. La humedad que aporta éste, mejora mucho la estancia.